LA DEUDA ES CON NOSOTRAS  
    

21 de marzo > Ejes de trabajo > Géneros y Diversidades

LA DEUDA ES CON NOSOTRAS

     
Compartir

21 de marzo > Ejes de trabajo > Géneros y Diversidades

LA DEUDA ES CON NOSOTRAS

El 8 de marzo se conmemora en Argentina y en el mundo el Día Internacional de la Mujer, a partir de lo ocurrido en el año 1857 en Nueva York. En ese entonces, las trabajadoras textiles salieron a las calles en busca de revertir la disparidad salarial que sufrían respecto de sus compañeros varones. Esa movilización pacífica terminó con 120 trabajadoras asesinadas por la policía.

En 1908, otras 15.000 mujeres trabajadoras salieron a las calles de Nueva York, marchando contra las interminables jornadas de trabajo, las condiciones inhumanas y los bajos salarios. Tres años después, en 1911, 146 trabajadoras murieron en el gran incendio de la fábrica textil “Triangle Shirtwaist”. Los responsables fueron los mismos dueños de la fábrica quienes sellaron las salidas del edificio. Tras este hecho se produjeron importantes cambios en la legislación laboral y provocó el nacimiento del Sindicato Internacional de Mujeres Trabajadoras Textiles.

Estos sucesos abrieron camino a la formulación de distintas leyes laborales tendientes a reglamentar el trabajo de las mujeres. Pero la lucha no sólo ha estado centrada en las mejoras en el mundo del trabajo remunerado, sino que también se dieron, por ejemplo, en el plano de la vida política con legislación que promueve la participación paritaria de mujeres y varones. Asimismo, la llegada de mujeres a las presidencias de distintos países en la región (Cristina Fernández de Kirchner en Argentina, Michelle Bachelet Jaria en Chile, Dilma Rousseff en Brasil y actualmente, Xiomara Castro en Honduras) ha inspirado y contribuido a que más mujeres se involucren activamente en la vida pública de la región.

Estas condiciones de posibilidad junto con la gran marea verde conformada por cientos de miles de mujeres, niñas y adolescentes de toda América Latina, han logrado que tanto en Argentina, Colombia, México –aunque no en todos los estados- y Chile, se haya sancionado recientemente la legislación que garantiza el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo.

La lucha no se agota en la soberanía sanitaria, sino que las mujeres –y las diversidades- aún continuamos con numerosos desafíos. Son múltiples las violencias por motivos de género que nos atraviesan a diario, en todos los ámbitos en que se desarrollan nuestras relaciones interpersonales. Por lo tanto, generar una verdadera conciencia de géneros que permita que nuestras vidas transcurran con las mismas garantías y libertades que las vidas de los varones es lo que nos moviliza a diario.

La agenda feminista tiene un nuevo y urgente llamado: la necesidad de transversalizar las cuestiones de género a todos los ámbitos de la vida política. A pesar de tener mujeres referentas en distintos espacios de poder y toma de decisión, aún seguimos relegadas a los espacios de discusión que giran en torno a cuestiones de género propiamente dichas. Es decir, violencias, trabajos de cuidado, acceso a los derechos sexuales, reproductivos y no reproductivos, para dar algunos ejemplos. Cuestiones que se ven con aumento en “el mes de la mujer”, en donde las compañeras somos convocadas a “hablar de cuestiones de género” por el sólo hecho de nuestra genitalidad y/o identidad autopercibida.

Cuando decimos que “la deuda es con nosotras” es porque las mujeres en todos los espacios (Cámaras legislativas, Poderes Ejecutivos de todos los niveles, organizaciones políticas, sindicatos, asociaciones civiles, espacios feministas, comedores, grupos de vecinas, compañeras, amigas, madres de la escuela, y un etcétera inagotable) tenemos voz relevante en la discusión de la política económica de nuestro país. Los miles años de patriarcado aún pesan sobre nosotras, y a pesar de tener compañeras que nos abren caminos y nos muestran como propios los espacios de poder y decisión, la opresión de lo simbólico aún nos hace dudar a la hora de intervenir en agendas que no son “propias” de los feminismos.

Y allí está nuestro desafío como militantes, activistas, feministas: organizarnos todas en todos los espacios, en todas las discusiones. La deuda es con nosotras porque los más de cuarenta y cuatro mil millones de dólares tomados por el gobierno de Mauricio Macri condicionarán no sólo nuestro futuro, sino nuestro presente que ya está en peores condiciones con respecto de los varones.

Según el Centro de Economía Política Argentina [1], para el tercer trimestre de 2021 la tasa de desocupación de las mujeres está 1,3 puntos por debajo de los varones, y a la inversa, la tasa de informalidad en el empleo es 6 puntos mayor para nosotras. Es decir, no sólo tenemos menos acceso a trabajos remunerados, sino que cuando lo hacemos, está en condiciones de informalidad.

Lo más gravoso está dado por la brecha de géneros en el sector informal, que es un 38%, siendo la más profunda de los últimos cinco años. Por supuesto la pandemia por COVID ha calado hondo en las mujeres, y a pesar de que nuestro trabajo hacia el interior de las familias y la comunidad toda (ya que somos nosotras quienes nos dedicamos mayoritariamente a las tareas de voluntariado) es de tal magnitud que representa un 16% del PIB [2], esto no se traduce en ingresos económicos.

A pesar de la creación de los Ministerios de Mujeres tanto a nivel nacional como provincial con las consecuentes respuestas económicas que han dado a las vecinas, es imperioso discutir y redistribuir los espacios de poder los varones. Mientras nosotras tejemos redes solidarias para garantizar nuestra subsistencia, ellos configuran la masculinización de la riqueza.

El aporte solidario y extraordinario para ayudar a morigerar los efectos de la pandemia, proyecto presentado por el Diputado Máximo Kirchner y sancionado con fuerza de Ley por el Honorable Congreso de la Nación, ha creado con carácter de emergencia y por única vez un aporte extraordinario y obligatorio, que recaería sobre las personas humanas y sucesiones indivisas cuando el valor de la totalidad de sus bienes sea igual o mayor a los doscientos millones de pesos. No hay sorpresa: el 74% de los aportantes fueron varones [3].

Entonces somos nosotras, debemos ser nosotras, las primeras interlocutoras en la vida política y económica nacional. Porque nosotras conocemos más que nadie los efectos que tienen estas decisiones sobre la vida de la sociedad. Decisiones que al momento han sido tomada por varones. Es la economía neoclásica ahistórica y con ausencia de relaciones sociales –que encontró en el macrismo su máxima expresión- la que nos trajo hasta aquí.

Es momento de la economía feminista. La que toma como punto de partida la centralidad de la vida humana y la consecución de estándares de vida aceptables para toda la población. Y esto requiere recursos materiales pero también, de contextos y relaciones de cuidado y afecto. Lejos de la romantización de los trabajos de cuidado, y cerca de la valorización de las experiencias de las mujeres como sujetas de transformación. La deuda es con nosotras.

Paula López
Lic. en Criminalística
Integrante de IDEAL Quilmes

IDEAL QUILMES





NOTICIAS

PUBLICACIONES

  VALORIZACIÓN MENSUAL DE LA CANASTA BÁSICA QUILMEÑA  
    

VALORIZACIÓN MENSUAL DE LA CANASTA BÁSICA QUILMEÑA

    Ver Publicación  
  LA EXPOSICIÓN A LA PUBLICIDAD DE PRODUCTOS DE TABACO EN QUILMES  
    

LA EXPOSICIÓN A LA PUBLICIDAD DE PRODUCTOS DE TABACO EN QUILMES

    Ver Publicación  
  EL SINCERICIDIO DE CARRIO, LA MESA JUDICIAL Y EL CONSECUENTE DAÑO INSTITUCIONAL CAUSADO  
    

EL SINCERICIDIO DE CARRIO, LA MESA JUDICIAL Y EL CONSECUENTE DAÑO INSTITUCIONAL CAUSADO

    Ver Publicación  
  EL CONURBANO Y LA CABA: UN REPARTO DESIGUAL QUE BENEFICIA A UNOS Y PERJUDICA A OTROS  
    

EL CONURBANO Y LA CABA: UN REPARTO DESIGUAL QUE BENEFICIA A UNOS Y PERJUDICA A OTROS

    Ver Publicación  
  SEGURIDAD CIUDADANA: PLAN DE INVERSIÓN Y COMPROMISOS DE LA GESTIÓN  
    

SEGURIDAD CIUDADANA: PLAN DE INVERSIÓN Y COMPROMISOS DE LA GESTIÓN

    Ver Publicación  
  OBRA PÚBLICA EN QUILMES: PRINCIPALES INTERVENCIONES Y COMPROMISOS DE GESTIÓN  
    

OBRA PÚBLICA EN QUILMES: PRINCIPALES INTERVENCIONES Y COMPROMISOS DE GESTIÓN

    Ver Publicación